Vendimia + educación

Un nuevo egresado de las becas de estudio en Universidad de Congreso

Las becas de estudio en Universidad de Congreso tienen un nuevo egresado de la Carrera de Arquitectura.

Desde nuestros inicios trabajamos por la salud, la educación y el deporte en Mendoza. En el área de la educación hemos desarrollado diversas acciones, sin embargo una constante ha sido la Alianza Estratégica con Universidad de Congreso, a través de las becas de estudio que otorgamos a los jóvenes de nuestra provincia.

En estos años, hemos entregado más de cien becas de estudio, y hoy los alumnos comienzan a recibirse.

Es el caso de Alejo Merino, quien  a través de una publicidad tomó conocimiento de esta importante propuesta. Comenzó con los trámites correspondientes y luego de quedar seleccionado, pudo iniciar sus estudios de Arquitectura, la carrera de sus sueños.

Para él “el momento fue de mucha alegría y satisfacción personal, debido a que sabía que era difícil obtener esta oportunidad, porque siempre hay gente que se presenta y que puede estar en condiciones de mayor vulnerabilidad. Es por esto que cuando quedó seleccionado supo que no iba a desaprovechar la beca, ya que era una oportunidad única. No creo que hubiese podido estudiar de no haber sido por Vendimia Solidaria. Mi familia y mi entorno más cercano lo tomaron y asimilaron de la misma manera, aportando cada uno desde su rol lo necesario para lograr el objetivo final, podríamos decir que fue una meta familiar”.

Su paso por la universidad fue enriquecedor en todos los aspectos, desde lo personal, al arribar a una educación de grado; y  también desde lo humano, aportando diversidad de opiniones, realidades y visiones.

“La carrera de arquitectura surgió inconscientemente, porque desde chico me gustaba mucho dibujar, y a medida que iba creciendo era como una posibilidad, que luego se confirmó a través de un test vocacional” recordó el joven profesional.

“Lo que más me gustó de obtener esta posibilidad de estudio fue la chance de conseguir un título profesional y forjarme un futuro mejor. Por lo cual, a la fundación no me queda más que agradecerle, porque de no haber sido por este programa, no podría haber estudiado y hoy no sería un profesional. Me dieron la posibilidad  de poder vivir de lo que me gusta, de lo que sé y lo que quiero para mi vida”, afirmó Alejo.

Alejo siempre entendió que el cambio y la superación personal empiezan por uno mismo. Sabiendo que las cosas pasan por algo y que a las oportunidades hay que buscarlas y cuando aparecen aprovecharlas, como él lo hizo.