Vendimia + salud

Posibilitamos que un niño de Corrientes fuera operado de cataratas

Fabián Zanabria de 8 años fue intervenido gracias a nuestro trabajo en conjunto con Fundación Zaldívar.

En el año 2011 tomamos conocimiento del problema de salud de Marcelo Fabián Zanabria, de Paso de los Libres, Corrientes.

Fabián tenía en ese entonces seis meses, y a través de una foto que le tomaron descubrieron un problema en su visión. Fue atendido en su provincia de origen, donde le diagnosticaron cataratas congénitas bilaterales, por lo cual urgía intervenirlo quirúrgicamente.

A raíz de este diagnóstico, y gracias a la alianza estratégica que mantenemos con esta fundación desde hace años, la familia viajó a Mendoza y el niño fue atendido por los mejores especialistas.

La doctora Laurencio, miembro de fundación Zaldívar, explicó “las cataratas congénitas son la opacidad del cristalino que es la lente que tenemos dentro del ojo, y es totalmente transparente. Si bien es muy frecuente la catarata en personas de edad avanzada, en el niño también puede darse esta patología por diversos motivos como genéticos, enfermedades infecciosas, metabólicas o por diversos traumas. Siempre es muy importante el diagnóstico a tiempo”.

“Este bebe presentaba una opacidad importante en ambos ojos, por lo tanto había que operar a la mayor brevedad para luego poder estimular la visión con distintas técnicas de terapia visual para que la visión se desarrollara de la mejor manera posible. Mientras más se tarda la cirugía el grado de agudeza visual que puede recuperar el niño es menor”, aclaró la doctora.

En ese momento, 2011, los jóvenes padres, y su bebé, llegaron a nuestra provincia para realizarle diversos controles y luego ser intervenido quirúrgicamente, y sin ningún costo por los profesionales de fundación Zaldívar.

 Así, al pequeño Fabián se le realizó una cirugía correctiva y luego algunas terapias que permitieron que con la ayuda de anteojos o lentes de contacto, el pequeño tuviera una visión adecuada como para desarrollar una vida normal.

Hoy, con siete años, y como parte del tratamiento continuo que se le ha practicado, Fabián está nuevamente en Mendoza, porque volvió a ser intervenido en sus ojitos.

Gracias al trabajo conjunto entre ambas fundaciones, se le realizó una nueva cirugía, esta vez correctiva. Es decir, se le colocaron unos implantes secundarios. “Hemos colocado la lente intraocular en uno de sus ojos, estamos realizando todos los controles necesarios y siguiendo la evolución del niño, para poder en estos días colocar la lente en el otro ojito y evaluar la visión resultante. Siempre puede quedar la posibilidad de que el chico llegue a necesitar anteojos” señaló Liliana.

Los padres del niño, Celeste y Marcelo, manifestaron estar muy agradecidos porque de no ser por este trabajo conjunto entre ambas instituciones, Fabián no hubiera podido ser operado y recuperar su visión. Dado que la familia es de condición humilde y viven en un lugar muy pequeño, donde este tipo de atenciones médicas no están disponibles.

Como oftalmopediatra, la profesional destacó lo importante que es ayudar a un niño a desarrollar todo su potencial visual porque tienen una vida muy larga por delante.